Torreblanca presiona a Costas para que suspenda el deslinde del Prat

torreblanca ‘expolio’ de tres millones de m2

El Ayuntamiento teme que la dilatación en el cambio de la ley costera precipite la resolución del expediente. Acudirá a Madrid para exigir que el actual aplazamiento de dos años se convierta en una resolución definitiva

YOLANDA CLARES 14/05/2012

Torreblanca pedirá la suspensión definitiva del deslinde marítimo que aprobó el anterior Gobierno central, ya que teme que finalmente el expediente se resuelva y se lleve a cabo lo que el Ayuntamiento considera como “un expolio en toda regla”…….

Costas aprobó en marzo ampliar el plazo de la resolución del expediente dos años, por lo que se supone un balón de oxígeno, ya que durante este tiempo está previsto que se modifique la ley de Costas. No obstante, para el consistorio “es posible que este trámite se dilate mucho y que al final salga adelante el deslinde”, indicó el portavoz del equipo de gobierno, José Antonio López.

Por este motivo, representantes del Ayuntamiento acudirán a Madrid a finales de mes para reunirse con los responsables de Costas y tratar esta cuestión. Sin embargo, López consideró que “con la nueva administración notamos que hay más predisposición de colaborar y tenemos esperanzas de que se acabe de manera definitiva con esta delimitación”.

Y es que el municipio está dispuesto “a llegar hasta el final” para zanjar esta cuestión, e incluso no descarta acudir a los tribunales con tal de evitar que el parque natural y las propiedades que hay en el enclave pasen a ser denominadas como espacio marítimo terrestre y, por tanto, se expropien y sean del Estado.

 SIN SALINIDAD // El deslinde también afecta a Cabanes, municipio con el que comparte la titularidad del espacio, y comprende un área de tres millones de m2.

80 vecinos tienen parcelas en la superficie con plantaciones agrícolas y pequeñas construcciones. Estos se han agrupado en una asociación que reclama la paralización de la demarcación y que presentó alegaciones. Uno de los principales argumentos contra las intenciones estatales es demostrar que el parque es un humedal y no un espacio marino. Por ello, aportaron un estudio del profesor Ignasi Morell en el que se demuestra que el nivel de salinidad es casi inexistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *