Fomento deja en el aire la conexión del AVE entre Castellón y Tarragona

Cuando finalicen las obras del nuevo tramo de alta velocidad, la provincia estará conectada con Madrid pero no con Europa
 
La ministra de Fomento, Ana Pastor, llegó a Valencia con buenas nuevas bajo el brazo: la próxima licitación este mismo mes de mayo del tramo del AVE entre Valencia y Castellón. Pocos detalles más pudieron arrancarle los presentes a la representante del Gobierno y con el alborozo del primer momento muchos parecen haberse olvidado que el proyecto original, el que pretendía poner en marcha el anterior Ejecutivo unía la capital de la Plana no sólo con la ciudad de Valencia, si no también con la de Tarragona.
Esta obra, de hecho, queda en el aire. Más cuando desde el Ministerio confirmaron esta semana que, pese a estar todavía redactándose el estudio del proyecto -un trámite adjudicado en 2011 a la empresa Iberinsa- no hay previsiones para su pronta ejecución. En principio la conexión entre ambas estaciones no ha sido rechazada y el estudio se mantiene, pues lo contrario resultaría totalmente ilógico. Sin embargo, la salida a Europa de Castellón se verá cortada hasta que ese tramo sea una realidad.
La duda reside, simplemente, en cuándo podrá ejecutarse este proyecto. El anterior Gobierno, con la cartera de Fomento bajo la titularidad de José Blanco, preveía que el proyecto constructivo pudiera licitarse a principios de este año, pero las graves dificultades financieras por las que pasan todas las administraciones y el cambio de Ejecutivo obligaron en noviembre a dejar en suspenso todas las previsiones realizadas hasta entonces.
Pastor en una nueva apuesta por terminar las redes de alta velocidad españolas -que por fin igualan el ancho de vía al europeo y discurren por una plataforma propia- ha incluido en los Presupuestos Generales del Estado para 2012 un total de 30 millones de euros que recuperan parte del proyecto inicial para Castellón. Es decir, su conexión natural con Valencia y, por tanto, con Madrid. La provincia, eso sí, tendrá que esperar a un nuevo ‘golpe de suerte’ para lograr conectar a la alta velocidad de viajeros con Europa en un clima incierto.
Los 30 millones consignados suponen solo un cuatro por ciento del coste global del proyecto, que asciende a 800 millones, sin contar evidentemente el trazado hasta Tarragona. La licitación se realizará, según lo previsto, este mes de mayo pero aún así Fomento tendrá que esperar a que el sector privado dé un paso al frente y se comprometa a financiar el 60 por ciento de los trabajos de construcción.
Con el objetivo de hacer más atractivo el proyecto, desde el anterior Ejecutivo se planteó la división en dos contratos y grandes lotes de esta obra magna y, entonces, como ya avanzaron Adif y Fomento había cierto interés de algunas grupos.
De todos modos, en el momento en que se planteó la idea la situación económica no era tan grave como en la actualidad y además había plazos y previsiones para conectar Castellón con Tarragona y, por ende, con Europa. Así, habrá que ver si los mismos interesados en invertir entonces en el AVE mantienen su intención de participar.
El problema es que las obras se costearán en virtud de un convenio de financiación pública-privada por el que Adif pagará el 40 por ciento del total -320 millones de euros- conforme se vayan certificando las obras, mientras que de la inversión privada dependerán los 480 millones de euros restantes.
Como la distancia entre Tarragona y Castellón prácticamente triplica la existente entre la capital de la Plana y Valencia es de suponer que el valor del proyecto para unir estas dos primeras ciudades sea también mucho mayor que el aprobado ahora por Fomento pese a que muchas de las obras, como la reforma de la estación de Castellón, estarían incluidas en esta ‘primera parte’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.