El Estado obliga al aeropuerto a definir su gestión para otorgar la certificación

El modelo organizativo forma parte del manual del aeropuerto, un documento vinculado a la autorización de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea La Generalitat sigue sin concretar cómo se administrará la instalación tras prescindir de la concesionaria

JORDI RUIZ CASTELLÓ 
La Generalitat tiene que definir el modelo de gestión del aeropuerto de Castelló para que la infraestructura logre la certificación del Estado y el permiso de apertura. Tras romper el contrato con la concesionaria, el gobierno valenciano sigue sin concretar cómo se explotarán las instalaciones ni si va a contratar a un nuevo administrador.
Hasta la rescisión del acuerdo con Concesiones Aeroportuarias, el esquema del aeropuerto estaba definido y las competencias se las repartían la empresa privada y la pública Aerocas. La Generalitat trabaja ahora en la búsqueda de un modelo más económico para las arcas autonómicas, ya que la excusa para prescindir de la concesionaria fue su excesivo coste.
Dos son las opciones que tiene el Consell para el aeropuerto. La primera es que Aerocas asuma la gestión de la infraestructura y que la sociedad pública contrate con empresas de servicios las diferentes tareas. Es lo que se ha hecho hasta ahora en la contratación de la navegación aérea (con la firma Saerco) o con el servicio de halconeros y huroneros.

Segunda opción
La segunda alternativa es que la Generalitat delegue el aeropuerto a una empresa gestora y que sea ésta la que se encargue de subcontratar los diferentes servicios. El factor económico será clave en la decisión final. Lo que parece claro es que el Estado no se hará cargo del proyecto a través de AENA, que sí que podría participar en el mismo como una empresa de servicios más. De momento, no ha habido ninguna conversación en este sentido entre Aerocas y AENA.
La definición del modelo de gestión no es una cuestión baladí porque forma parte del manual del aeropuerto, un documento vinculado a la certificación. El manual contiene toda la información relacionada con el emplazamiento, instalaciones, servicios, sistemas, organización y administración de una instalación. Lo aprueba la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) en el mismo acto de concesión del certificado del aeropuerto.
La Generalitat tiene que resolver cómo se va a administrar la instalación, dirimir si el director general de Aerocas será también el del aeropuerto o si habrá un director de explotación. Son cuestiones que han de constar en el manual, que exige un esquema organizativo, con los nombres y puestos del personal principal, incluyendo sus responsabilidades y su formación. De hecho, el documento ha de recoger los números de teléfono del director del aeropuerto, del responsable de operaciones y del responsable del sistema de la seguridad operacional.

Obras y litigio con Concesiones
La constructora prosigue las obras de subsanación del aeropuerto, entre otras, la remodelación de la plataforma de viraje, que hay que ampliar. Los trabajos pendientes se realizarán a lo largo de este mes y el próximo.
Por otra parte, la Generalitat tiene que dar aún el visto bueno al acuerdo económico con Concesiones Aeroportuarias para la rescisión del contrato. Según el presidente de Aerocas, Carlos Fabra, la resolución del conflicto es inminente. Sin embargo, sigue vigente la demanda de Concesiones contra Aerocas.

La instalación prevé abrir ocho horas al día

Cuando el aeropuerto de Castelló se ponga en marcha lo hará durante ocho horas al día, un intervalo de actividad que se ha reducido para ajustar los gastos. Este horario denota que la previsión inicial de tráfico es escasa y que son pocas las compañías aéreas interesadas en operar en la infraestructura castellonense. De hecho, el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, manifestó hace unos meses que no habrá vuelos regulares y que el aeropuerto se centrará en chárter. Desde Aerocas, sin embargo, se muestran optimistas y creen que la instalación tiene garantizados de inicio entre 150.000 y 200.000 pasajeros anuales. Destacan el potencial que representan los festivales musicales de verano, que atraen a miles de visitantes extranjeros. También recalcan la llegada en 2011 y 2012 de cerca de 12.000 pensionistas austriacos, aunque este programa finaliza este año. El retraso del aeropuerto de Castelló ha obligado a canalizar a estos turistas a través de Reus.
Por otra parte, los técnicos de la sociedad pública Aerocas han tenido que rehacer parte de la documentación elaborada por Concesiones Aeroportuarias, que no cumplía los requisitos de la Agencia Estatal de Seguridad (AESA). Aerocas se ha visto así obligada a un trabajo extra, ya que la empresa concesionaria no ha cumplimentado correctamente los trámites que tenía asignados. La Generalitat ha rescindido el contrato a la empresa. j. r. castelló

ellevante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *