El desvío de la Nacional 340

Las tierras de Castellón son un lugar de paso. Lo han sido desde la más remota historia y vestigios arqueológicos que han venido apareciendo a lo largo de la gran via prerromana que fue el Camino Caminàs, que así lo atestiguan. La vía Augusta también fue un principal eje viario en la etapa de la romanización y marcó un camino que aún hoy es fundamental y que cruza de norte a sur toda la geografía provincial. Aquel trazado que diseñaron los romanos, quizá sobre vías más antiguas, aún hoy se utiliza con la autovía A-7, que es el eje que comunica Almenara hasta el actual aeropuerto en Vilanova d’Alcolea. Pero en la zona costera,…. el eje viario principal siempre ha sido la carretera nacional 340 que hasta bien entrados los años ochenta cruzaba las principales poblaciones castellonenses convirtiéndose, no solo en una mera vía de comunicación, sino también en un gran eje económico y comercial. Ahora, en los albores del siglo XXI, Castellón reclama la inmediata ejecución del corredor mediterráneo que, sin duda, será la gran vía de comunicación del futuro.

El paso de la carretera Nacional 340 por el interior de las poblaciones provocó no pocos problemas de seguridad, con accidentes mortales en su haber y grandes retenciones de un tráfico rodado que se hacía, día a día,  más voluminoso y pesado. En los años setenta se resolvió el paso de los vehículos por el centro de Benicàssim y, no sin oposición de varios hosteleros y comerciantes, se logró el desvío de la carretera. A principios de los años ochenta, bajo el gobierno de la Unión de Centro Democrático, se consiguió desviar el paso de vehículos por los cascos urbanos de Vila-real y Orpesa y, ya en los años noventa, se consiguió ejecutar la variante de Nules dando respuesta a una gran demanda popular. En la capital de la provincia, el paso de vehículos por el centro se desvió en los años cincuenta hasta la avenida la Vall d’ Uixó pero en 1987 el paso de camiones y turismos por este vial se hizo realmente agobiante. Por esta razón, el equipo de gobierno municipal que presidió el alcalde Daniel Gozalbo presentó dos propuestas para desviar el tráfico. La primera pasó por un eje viario que iba cruzar el término municipal por el este, entre el Grao y la ciudad, añadiendo los reclamados accesos al puerto. El segundo, fue la opción oeste, que es la que se ejecutó por el gobierno socialista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *