Sacyr se impacienta

La constructora propietaria del 60 % de las acciones del aeropuerto de Corvera se ha cansado de poner dinero sin ver los resultados de la inversión La concesionaria, la Comunidad y los bancos negocian la renovación del aval y la devolución del crédito

M. J. GIL MURCIA La compañía Sacyr, que hace un año dejó de estar presidida por el murciano Luis del Rivero, se ha cansado de poner dinero en el aeropuerto de Corvera sin llegar a ver los resultados de la inversión. La constructora, que posee el 60% de las acciones de la concesionaria Aeromur, trata de forzar el cierre de San Javier, que el Gobierno regional y Aena anunciaron hace trece meses, y amenaza con dejar de cargar con el peso financiero de una obra acabada, que no podrá entrar en funcionamiento hasta la próxima primavera. El problema es que el consorcio liderado por la constructora tiene un crédito de 200 millones avalado por la Comunidad Autónoma, que tendría que hacerse cargo de la deuda si Aeromur no paga.
El aval fue concedido con una vigencia de dos años por la entonces consejera de Economía y Hacienda, Inmaculada García, con el convencimiento de que el aeropuerto estaría acabado antes de que expirara el plazo. Desde entonces, Aeromur ha pagado al Ejecutivo regional los gastos ocasionados por el aval ( un 1% de interés), sin el cual habría sido imposible conseguir la financiación necesaria para terminar las obras. Otras fuentes apuntan que Aeromur no ha llegado a disponer de todo el crédito sindicado liderado por La Caixa y el Banco Espirito Santo, sino que ha tenido que financiar la terminación del aeropuerto “a pulmón”, con un coste financiero adicional. Apuntan también que otro de los socios podría ser el interesado en salir del aeropuerto.
En este momento, la concesionaria, la Comunidad Autónoma y las entidades financieras están negociando las condiciones de renovación del aval, que el Gobierno regional habría podido cancelar si el aeropuerto estuviera ya en funcionamiento, así como la devolución del crédito, del que solo se han pagado intereses. Fuentes de la constructora negaron que la empresa tenga intención de abandonar Aemur, pero eludieron concretar cuáles son sus pretensiones en esta negociación a tres bandas, que tiene como telón de fondo un aeropuerto cerrado.
El proyecto inició su andadura gracias a la implicación de varios grupos empresariales de la Región y de las cajas de ahorros en una iniciativa que se encargó de poner en marcha el actual presidente de Aeromur, Patricio Valverde, cuando era director general del Instituto de Fomento (Info). Cuando Aeromur se adjudicó el proyecto en 2007, la constructora Sacyr estaba presidida por el murciano Luis del Rivero, que asumió el 60% de las acciones del consorcio, del que también forman parte Cajamurcia, CAM, Grupo Fuertes y Terrazos El Pilar. Con la defenestración de Luis del Rivero, que fue sustituido en octubre de 2011 por Manuel Manrique, se ha cortado la conexión murciana de Sacyr con el aeropuerto de Corvera. Además, la nueva dirección ha perdido la paciencia ante la falta de colaboración del Gobierno central, que concedió a Corvera un pasillo aéreo inservible, porque los aviones debían volar tan bajo que no llegaban a captar las señales de radioayuda que guían a los pilotos. Aquel contratiempo y el bloqueo de las conversaciones con Aena para el cierre de San Javier han impedido abrir Corvera este otoño, como estaba previsto. En la página web del aeropuerto se anuncia la apertura para el mes de abril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *