El aeropuerto culmina la obra de las pistas y comienza a redactar su manual de gestión

Con la ampliación de la zona de giro acabada, el último trámite pasa por definir quién asumirá la infraestructura para lograr los permisos
ALEJANDRO MARTÍ
El aeropuerto de Castellón ya ha acabado las obras de ampliación de la zona de viraje y sus pistas mientras que ya se ha comenzado a redactar el manual de uso de la instalación. Tal y como confirmaban ayer desde la sociedad Proyectos Temáticos de la Generalitat, las obras de las pistas ya han acabado, por lo que se da un paso más hacia la obtención de los permisos de vuelo.
Las obras han consistido en ampliar el margen de la zona de giro con 480 metros cuadrados y un reasfaltado de 1.039 metros cuadrados. Y es que hasta el momento, las pistas de aterrizaje estaban preparadas para recibir aeronaves de hasta 36 metros de envergadura.
Tras la reforma, el aeropuerto de Castellón podrá acoger aviones de hasta 52 metros de envergadura………. Tal y como explicaba el presidente de Aerocas, Carlos Fabra, cuando las obras de las pistas comenzaron, el pago de esta reforma ha ido a cuenta de Concesiones Aeroportuarias, la empresa que debía gestionar la base de Vilanova.
De hecho, pese a que Aerocas -la empresa pública que promociona el aeropuerto, compuesta por la Diputación y la Generalitat- era conocedora de que estos cambios eran preceptivos, igualmente aceptó la recepción de las obras.
Sin embargo, antes de que se ejecutara esta pequeña obra, las relaciones entre la empresa privada y la administración valenciana quedaron rotas, lo que supuso de facto que se paralizaba la mejora. Carlos Fabra explicaba entonces a este periódico que «son obras muy pequeñas, que deberían durar en torno a los diez días, pero que son necesarias para conseguir los permisos de vuelo».
Tal es así que la AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea) obliga a que la zona de viraje esté ampliada para poder conceder las licencias de vuelo. De hecho, tras la ruptura del acuerdo, el propio Fabra ejemplificaba el «poco interés» de la concesionaria con la instalación en que no había ejecutado esta mejora.
Por otro lado, la Generalitat también ha confirmado que en la actualidad ya se está redactando el manual que servirá para lograr los permisos. Sin embargo, en este punto hay una cuestión complicada de resolver en principio. Tal y como establece la normativa sobre la seguridad aérea, el documento llamado manual debe ser presentado por el gestor del aeropuerto.
Es decir, bien sea AENA o una empresa privada la que al final se haga cargo de explotar la infraestructura, es ella la que debe presentar el informe del manual. De hecho, según el BOE, debe estar firmado por el gestor, presentarse en un formato que facilite su modificación y actualización, así como otros requisitos técnicos.
No obstante, desde la Generalitat se sigue buscando la forma en que será gestionada la infraestructura. Por un lado se plantea el que sea AENA quien pueda hacerse cargo de los vuelos a Castellón.
Por otro lado, que es la línea en la que más se está trabajando, pasa porque una empresa privada asuma la gestión total de la base aérea. Esta sería la modalidad que el Consell llama «externalizar» la gestión ya que significaría que el aeropuerto sigue siendo titularidad de la Generalitat pero una empresa privada lleva a cabo la gestión.
Y, ahora, se ha abierto la posibilidad de la venta de toda la infraestructura. Es decir, con la titularidad incluida. Con esta maniobra el Consell soltaría lastre puesto que lograría quitarse de encima el coste mensual que implica tener el aeropuerto abierto pese a que todavía no funciona. De hecho, todos los responsables políticos recuerdan que en el momento en que se obtengan todos los permisos, el valor de la base se multiplicará.
En cuanto al manual del aeropuerto, cabe señalar que se trata de un conjunto de información pertinente y relativa al emplazamiento de las instalaciones, los servicios, sistemas y equipos así como el procedimiento operacional, su organización y hasta el modelo administrativo.
En cuanto a la forma en la que trabajará el aeropuerto ya se conoce que funcionará básicamente con vuelos chárter, según dijo el jefe del Consell, Alberto Fabra, y al mismo tiempo se prevé que opere ocho horas al día, como ocurre en otras bases de España. Pese a todo, tanto desde Aerocas como desde la Conselleria de Turismo se sigue trabajando para que las compañías aéreas opten por operar en la provincia de Castellón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *