Los campeones españoles ya están en Marina d’Or

El capitán Àlex Corretja alterna la ‘central’ con Platgetes para preparar el enfrentamiento contra Austria.

Àlex Corretja no quiere dar pie a la sorpresa y no se fía del equipo austriaco. Pese a la vitola de favorito, por motivos evidentes debido al potencial de uno y otro equipo, el capitán español de Copa Davis pretende que los componentes del combinado nacional tengan puestos los cinco sentidos hasta el domingo en el enfrentamiento ante Austria. Es por eso que, ayer, sin que hubiera llegado todavía David Ferrer, el último en aterrizar en Marina d’Or, la Armada se puso manos a la obra para preparar concienzudamente la eliminatoria que debe abrir el camino a semifinales.

A primera hora de la mañana, Nico Almagro fue el más madrugador e inició una primera tanda de entrenamientos, para acto seguido ir añadiéndose al grupo Marcel Granollers, acompañado por su entrenador, el benicarlando Fernando Vicente Fibla, y Marc López, junto a su técnico.

APOYO A ALMAGRO // Nico Almagro, que pertenece a la Academia de Novelda de Juan Carlos Ferrero, espera la llegada hoy del entrenador que habitualmente le acompaña en los torneos, Samuel López. Pero ayer, fue el preparador de Ferrero, Antonio Martínez Cascales, y su preparador físico, Eduardo Cervelló, quienes ejercieron de instructores del murciano en la central de Orpesa.

Fue una primera toma de contacto distendida, en la que no faltó tensión y que no contó con presencia de público, ya que Corretja no quiere que los tenistas pierdan la concentración.

CORRETJA HACE PIÑA // El capitán del equipo español de la Copa Davis, Àlex Corretja, fue uno de los cabecillas del buen rollo que se respira dentro del grupo de trabajo de la Armada. Como ganador de la Davis que es -lo fue como jugador-, el capi estuvo siempre encima de los suyos, con tiempo para el trabajo y también para las bromas y el ambiente distendido.

Tras la sesión matinal, Corretja decidió que por la tarde los componentes de la selección nacional se trasladaran a las instalaciones tenísticas de la urbanización Platgetes, en la misma localidad de Orpesa. El catalán no quieren dar pistas y prefirió encerrarse a cal y canto en dicho recinto, donde se trabajó a mayor intensidad.

A su vez, el último en llegar a la concentración de Marina d’Or, que ayer celebró su 30 cumpleaños, fue David Ferrer, acompañado de su entrenador, Javier Piles.

En un principio, Ferrer dedicó el día a trabajar el tono físico, tras regresar de Miami y estar varios días en Xàbia junto a su familia y amigos. Eso sí, por la tarde estuvo ya totalmente integrado con el grupo a las órdenes de Corretja.

La Armada ya se ha puesto el mono de trabajo y ya conoce de primera mano la pista donde no debe dar opción alguna a Austria. España debe pasar a las semifinales en Marina d’Or.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *