Los propietarios del PAI de Mundo Ilusión pleitearán contra la revalorización de sus terrenos

La asociación de afectados, encabezada por Marina d’Or, anuncia la presentación de alegaciones y la posterior interposición de recursos Critican que el IBI se encarezca en plena crisis.

JORDI RUIZ CASTELLÓ No hace tanto, tener unas hanegadas afectadas por un PAI era casi como ganar un primer premio de la lotería. Ahora, en cambio, puede llevar al propietario a la ruina. Es lo que les ha pasado a los dueños de los terrenos del PAI de Mundo Ilusión en Cabanes y Orpesa, que alegarán contra la revisión catastral que dispara el valor del suelo y la factura del IBI. Anuncian que acudirán a los tribunales si no se da marcha atrás.
La revisión del catastro está motivada porque el suelo que antes era rústico ahora está catalogado como urbanizable. El valor oficial del metro cuadrado en el ámbito del PAI se ha septuplicado, al pasar de 0,66 euros a 4,63. Como consecuencia, se encarece para los propietarios el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), que toma como base el valor catastral. Por ejemplo, el titular de un solar de 6.000 metros cuadrados que pagaba 4.170 euros tendrá que abonar ahora casi 30.000 euros.
La gran damnificada es la empresa Marina d’Or, promotora del PAI y propietaria de gran parte del suelo. Ayer remitió una nota de prensa en nombre de la asociación de propietarios. El colectivo aconseja a todos los afectados que aleguen contra el expediente, que se encuentra en fase de exposición pública. Según advierten, la revisión catastral provocará que haya propietarios que paguen hasta 19 veces más, pese a que “los terrenos se siguen destinando al cultivo y no están urbanizados”. Añaden que están pendientes de aprobación cuestiones de planeamiento como la reparcelación o el proyecto de urbanización.
Los propietarios critican que “sea precisamente ahora, cuando la crisis aprieta a las economías de la mayoría de los afectados, cuando se produzca la subida de impuestos, pues los terrenos ya eran suelo urbanizable desde la aprobación del PGOU en 1982”.
La asociación advierte de que si el Catastro no atiende las alegaciones acudirá a los tribunales a través de la interposición de recursos contencioso-administrativos. También pedirá a los ayuntamientos de Cabanes y Orpesa que apliquen bonificaciones “para evitar que los propietarios de los sectores paguen más mientras que los terrenos no sean efectivamente urbanizados”.

Un parque de ocio como reclamo
El expresidente de la diputación Carlos Fabra presentó a finales de los 90 el proyecto de Mundo Ilusión. Con el parque de ocio como reclamo, promovió el mayor desarrollo urbanístico de la historia de la provincia, con una superficie de 18 millones de metros cuadrados. Marina d’Or fue la adjudicataria del proyecto, que bautizó con el nombre de Marina d’Or Golf y que prevé 25.000 viviendas. A través de un convenio entre la Generalitat y los ayuntamientos de Cabanes y Orpesa, se hizo una reserva de suelo de 800.000 metros cuadrados para construir el parque temático, pero la Generalitat ha acabado enterrando la iniciativa.

levante-EMV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *